jueves, marzo 22, 2007

Patoaventuras en la ciudad - El "antrobús" y el Tranza

Hola mis queridos aventureros, hoy me pasaron dos patoaventuras muy divertidas y que quiero compartir con ustedes.

Estaba en la parada cerca de mi casa, esperando que pasara el micro que dijera Metro Observatorio. Llevaba casi 10 minutos y nada, no pasaba ni una combi que fuera hacia allá cuando de pronto captó mi atención un letrero a lo lejos que decía justamente Observatorio. Le hice la parada y cuando vi bien el camión no pude evitar dejar escapar una risita.


El "antrobús" por fuera lucía como un micro normal, pintado de verde y blanco, con sus calcomanías de la ruta y su letrero, pero por dentro fue una total sorpresa... llevaba las ventanas cubiertas con un plástico que las hacía ver casi negras, focos de luz negra por todo el interior, en la parte del tablero unas lucecitas y por si fuera poco ¡¡la música punchis punchis en volumen 34!!! Casi casi como en un antro, sólo faltaron las bebidas y la gente bailando.

El Chofi era un gordito medio chistosón que iba bailando al ritmo de la música que ponía mientras manejaba. Hubo un rato que del punchis punchis pasó a la música de los 70's y más adelantito del Toreo cambió radicalmente a música electrónica.

Pasamos la Defensa y la música volvió a cambiar a guapachosa cumbia y salsa y cuando me bajé por la Fuente de Petróleos, el buen chofi puso quebradita.

La gente que viajaba conmigo en el "antrobús" se reía de los bailecillos improvisados en su asiento que hacía el chofer, además de que siempre que alguien le hacía la parada, como que se asomaban primero medio incrédulos del interior del micro y de plano los que se subían se sonreían al ver que todos veníamos muy divertidos.

También hubo un rato en que un viejito le dijo al chofer que le bajara un poco al volúmen de su música, a lo que varias personas le hicieron un sonoro ¡Buuuu! jaja lo bueno es que el viejito no se enojó y se bajó dos cuadras después en su parada. Nadie iba de malas.

El Chofi al escuchar las cumbias le dio por cantar y nos hizo reír aún más porque de plano no daba una pero se esforzaba mucho.
En una mañana de tráfico, el recorrido que duró mas o menos 1 hora desde mi casa a la Fuente de Petróleos me pareció bastante divertido así que llegué super tranquila a mis asuntos y sin una gota de estrés por el tráfico. Es buena terapia en definitiva subir al antrobús.

Ya de regreso, me tocó otra experiencia, esta peserita tenía por chofer a un señor bien tranza, ya que a varias personas les cobró de más cuando le daban el pasaje, yo me di cuenta por que mas o menos sé cuánto cobran en varios tramitos en los que me he bajado y se me hizo injusto. Varios pasajeros le reclamaron y él se hacía el loco y le subía el volumen a su radio, hasta que una señora de plano le pidió que hiciera parada ahi por el periférico ¡y no le pagó! diciendole al chofer que no fuera tranza y que cobrara lo justo. ¿Cómo ven? Ah y para rematar, la canción que tenía el chofer puesta decía algo así como "La mujer de los huevotes" lo que nos hizo reír a más de uno.

Estas fueron mis patoaventuras de hoy por la Jungla de Asfalto, si llegan a subirse al antrobús diviértanse y si les toca un chofi tranza que quiera cobrar de más.. ¡No se dejen!

¡Hasta el próximo post!

6 comentarios:

the lines on my face dijo...

ah que chistoso, hoy en la mañana vi que en acapulco hay un lugar donde se juntan muchas personas sin pagar, alaire libre, ahí debería de llevar el microbusero su antrobus
en fin, que chido que te divertiste en el tráfico de chilangolandia, saludines

el_x dijo...

Pff; ¿qué puedo decir? Por mi casa eso es cosa ordinaria, se mezclan los antrobuses con lo güeyes tranza.
Es mas, hay un chingo de micros que traen pantallitas y todo un dispositivo de sonido para una buena fiesta. La música es lo gacho, puro regaeton a todo volumen; eso no es tranquilizador en un día de trafico y calos, al contrario, es más culero y pone de malas; quiza por tu casa tienen más consideracion hacia el projimo los conductores.

Una estresada menos, que bueno. cuidese.

Manolo dijo...

Una vez me subi a uno con estrobos, y la bola disco, todo el techo tapizado y unas bocinotas, un antrobus bien hecho.
Hace poco planeamos con mis cuates hacer un reven en un micro, ir dando la vuelta por la ciudad, contratar al chof con su micro y listo, igual y subir gente pa seguir la fiesta. En fin, las babosadas que se le ocurren a los ociosos.

Ale Morando dijo...

pues estaría bastante chido :) jajaja ahi avisan para lanzarnos por su rumbo jajajjaja

Queen Alice dijo...

En Puebla nunca me ha tocado un antrobus... pero debe de haber. La verdad no estoy segura de querer subirme a uno de ida a la escuela, de regreso quizá (no sé por qué hah).
=P

¡Saludos!

Angawen dijo...

Jajajajajaja que risa!! Vaya ocurrencias de la gente. Al menos te divertiste un rato y conociste un nuevo medio de transporte :oP